"La lucha es la ley de la vida de La Causa R" Alfredo Maneiro. 1982
Home/Andres Velasquez/35 años de un gran triunfo obrero / Por: Fredy Orozco

35 años de un gran triunfo obrero / Por: Fredy Orozco

El 23 de Noviembre de 1979, ocurría en SIDOR el más grande triunfo obrero acaecido en la zona de hierro, y muy seguramente en Venezuela.

Era un día viernes y el ambiente colectivo en toda la planta, estaba impregnado de un embriagante sentimiento de alegría, que matizaba con ese duro contexto  de la fábrica.  Si, ese arduo mundo  siderúrgico, donde el ruidoso y atormentante sonido de Fabrica de Tubos, o las Acerías de Planchones, Palanquillas. Y  los diferentes Trenes de Laminación para Bandas, Laminas, Barras y Alambrón; conjuntamente con el abrasante calor propio del acero al rojo vivo, la abundante polución en el aire conformada por gases, e inmensas nubes de polvo proveniente de la asfixiante simbiosis entre maquinas y minerales, haciendo tan difícil y contaminantes las jornadas de trabajo en las diferentes plantas de SIDOR, que obligan a los trabajadores a  tan dura coexistencia con el agreste mundo siderúrgico. En ese día los trabajadores no solo llevaban como atuendos cotidianos los cascos, bragas, botas, guantes, mascarillas, lentes de seguridad y trajes aluminizados. Pues en ese día además de sus equipos de protección, ellos se habían acorazado de triunfo y satisfacción, como también vestían en su piel esa moral alta y llena de esperanza

La Causa R. Matanceros. Vota 4

 

Es que habían ganado la elección sindical los muchachos de la plancha 4, triunfo apoteósico y que  colocaba en la dirección de SUTISS, sindicato más importante de Venezuela, al líder obrero Andrés Velásquez, abanderado de La Causa R y acompañado de combativos dirigentes de su misma organización y en alianza  conformada con compañeros trabajadores pertenecientes a las organizaciones GAR,  Liga Socialista y los CLP.  La importancia y significación de este triunfo llenaba de euforia a las bases obreras y opuestamente molestaba y preocupaba a los sectores más arcaicos y corruptos del sindicalismo venezolano.

Así pues a partir de ese 23 de noviembre de 1979, entraba en desarrollo la más profunda democratización y transparencia, en materia de gestión sindical, y en efecto también se ponía en marcha la conflagración más tendenciosa, traicionera y dañina, oficializada por esos oscuros intereses del viejo y mercantilista aparato sindical. La actividad combativa de la nueva dirigencia se hacía sentir, potenciándose en la amplia y democrática participación de los trabajadores; por primera vez las bases obreras interactuaban a través de sus delegados departamentales. Los avances en materia de seguridad industrial, adquirieron dimensiones jamás antes alcanzadas, se logro que la  empresa construyera cabinas diseñadas para aislar del ruido a los operadores de paneles de control, que  constantemente estaban expuestos a altos decibeles en espacios abiertos; se le aporto la importancia debida a la aplicación sistemática de una estructura de medicina ocupacional, se lucho para que la empresa reemplazara y presidiera de sustancias lesivas, y altamente peligrosas a la salud de los trabajadores; como el caso del apirolio. Se inicio la lucha más tenaz  y decidida a favor de la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, se enfrento a las mafias sindicales, que solo defendían sus intereses económicos, y servían de voceros y activistas de los respectivos gobiernos y partidos tradicionales.

La Causa R. Matanceros. Vota 4

El 23 de noviembre de 1979 marco el inicio de un nuevo estilo de hacer sindicalismo y fueron los artífices de esta gesta los muchachos de la plancha 4 y la empeñosa voluntad de esa camada de valiosos, combativos y honestos matanceros de La Causa R.

Fredy Orozco