"La lucha es la ley de la vida de La Causa R" Alfredo Maneiro. 1982

Category : Tello Benitez

Home/Archive by Category "Tello Benitez"

La Causa R propone primarias, tarjeta única y adelantar elecciones presidenciales

Como forma de salir de la crisis política y económica que hunde a Venezuela

Prensa La Causa R

Este fin de semana se realizó un foro en Ciudad Guayana donde La Causa R acompañada por dirigentes de Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Proyecto Venezuela, Bandera Roja, COPEI y el MAS presentó un plan para salir de la crisis política y económica que hunde a Venezuela.

El evento contó con la presencia del alcalde y de Barquisimeto y líder causaerrista, Alfredo Ramos, los diputados a la Asamblea Nacional, Andrés Velásquez y Américo De Grazia, el alcalde de Upata, José Gregorio Martínez, los dirigentes de Voluntad Popular, Olivia Lozano, de Proyecto Venezuela, Antonio Cheremo, el diputado Noel Álvarez de COPEI entre otros.

Inauguró las ponencias el profesor José María Fernández, quien describió la manera en que el Gobierno Nacional implementó un modelo político que llevó a las empresas básicas de Guayana a la destrucción a partir del año 2007, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez afirmó que “no importaba que fueran rentables”.

Recordó Fernández que la producción de estas industrias ha venido en una caída imparable desde entonces, estando hoy en apenas el 30% de su capacidad instalada, mientras a la par crecen sus costos operativos y laborales, los cuales son más altos que sus ingresos, generando gigantescas pérdidas a la nación que superan varias veces el presupuesto asignado a la Gobernación de Bolívar y requieren ser subsidiadas por el Ejecutivo Nacional.

Adelantar elecciones

Luego intervino el diputado y secretario general de La Causa R, Américo De Grazia, quien expresó que ante la gigantesca crisis venezolana, “no se trata solo de cambiar de gobierno  sino cambiar el modelo que fracasó”.

Explicó De Grazia que el mito de la Venezuela rica se ha desmoronado, y que esto lo sufrirán más gravemente alcaldías y gobernaciones, quienes ya padecen los rigores de la falta de recursos presupuestarios para responderle a las necesidades de sus pueblos.

Américo De Grazia anunció que La Causa R presenta “por la calle del medio” su  propuesta para superar la crisis,  convencidos de que el presidente Nicolás Maduro está incapacitado y bloqueado para guiar el país y resolver la situación.

“Proponemos el adelanto de las elecciones presidenciales porque la soberanía reside en el pueblo, eso es lo que se hace cuando un gobierno no da la talla, no hay que esperar un estallido social y nosotros no queremos, rechazamos de forma contundente, una salida militar”.

De Grazia hizo énfasis en la necesidad de derrotar al gobernador Francisco Rangel Gómez, y alcalde de Caroní, José Ramón López, por ser figuras emblemáticas de la destrucción y el caos en el que se encuentra sumido el estado Bolívar.

Además llamó a la unidad real y efectiva entre todos los factores políticos, dejando a un lado sus diferencias, “no podremos reconstruir este país sin una verdadera unidad nacional, así que proponemos dentro de la unidad hacer de la manera más transparente posible unas elecciones primarias”.

Tres pasos

El alcalde del municipio Iribarren (Barquisimeto) dijo que la opción de un adelanto de las elecciones presidenciales es válida, pues el artículo 5 de Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dice que la soberanía reside en el pueblo.

También recordó que en 1999 cuando el fallecido ex presidente Hugo Chávez propuso realizar la Constituyente, esta no se encontraba contenida en la anterior Carta Magna, sin embargo el clamor popular que pedía, como hoy, un cambio, fue el aval para llevarla adelante.

En el mismo sentido planteó que el duro momento que vive Venezuela exige sacrificio y desprendimiento, por lo que todos los partidos políticos deben analizar la opción de volver a plegarse a la tarjeta única, que fue la más votada en los pasados comicios presidenciales de 2013.

“Tenemos la oportunidad de oro para ganar, y la fórmula son elecciones primarias, una sola tarjeta y el adelanto de las elecciones presidenciales, para así superar la estafa histórica contra el pueblo en que se convirtió este gobierno”, subrayó.

Ganar la Asamblea

El parlamentario y dirigente de La Causa R, Andrés Velásquez, cerró el foro diciendo que la actual crisis venezolana es culpa de la “oligarquía roja” que detenta el poder y trata de imponer “mentiras absolutas”.

“Negar que hayan colas, decir que estas son culpa del imperio, o que la escasez la genera la oposición son unas mentiras absolutas”, adujo.

Rememoró que “la excusa de la guerra económica” es falsa porque entre otros motivos, es el Gobierno Nacional el encargado de autorizar e importar la leche, así como también el maíz y el trigo con el que se producen las harinas, y otorgar las divisas para traer repuestos, materias primas y medicinas.

“¿Entonces dónde está la guerra económica? Lo que vive la familia venezolana por la comida es una tragedia, es humillante, y a esto se le suma la represión, porque quién iba a imaginar que en Venezuela se iban a llevar preso a alguien por hacer fotos a las colas o los anaqueles vacíos. Estamos en medio de una crisis terminal que quieren tapar con mentiras gruesas”, argumentó.

Velásquez suscribió la propuesta de primarias, tarjeta única y adelanto de elecciones presidenciales, pero aclaró que si el oficialismo se niega a realizar comicios adelantados como una alternativa válida, los factores unitarios con ganar la Asamblea Nacional pueden abrirse paso.

“No queremos reacomodos dentro del poder ni otro tipo de salidas. Todos los estudios de opinión reflejan que la inmensa mayoría quiere un cambio, que no se cala esto, y La Causa R acompaña ese clamor”.

“Pero si eso no se da, la Unidad con la mayoría parlamentaria que obtendremos podrá en primer lugar decretar la liberación de todos los presos políticos,  y enseguida convocar a la relegitimación de todos los poderes incluyendo la Presidencia de la República”, sentenció.

Sutiss y las elecciones 2015-2017 / Por: Tello Benitez

Sutiss está hoy en el centro de la polémica por lo que ha venido haciendo particularmente en los 15 años de la llamada revolución bolivariana, y también por lo que ha debido hacer en un mundo donde han surgido desde 1999 nuevas prácticas sindicales, nuevos conceptos de trabajo, como el de trabajo decente. Las críticas a Sutiss son de tal magnitud que el investigador social, profesor de la cátedra “Sociología Política” en la UCV, Ladislao Lipski, escribió dos artículos a los cuales tituló “Sutiss destruyó legado histórico de los “Matanceros” y El Sindicato Sutiss en la edad de piedra, publicados el 30 de abril de 2004 y el 7 de mayo de 2006 respectivamente en el Diario de Guayana.

En lo que ha venido haciendo tenemos que Sutiss, mayoritariamente se plegó a los planteamientos ideológico-políticos del régimen chavista, en lugar de luchar por la creación de nuevas empresas, por la creación de trabajo decente, complació al gobierno en su política populista de engordar a Sidor contribuyendo de esta manera a su crisis y no sustentabilidad, y a cancelar las posibilidades de un trabajo decente para los jóvenes de los sectores populares y egresados de los institutos de educación superior.

Ha actuado la mayoría del tiempo como un sindicato patronal, ha permitido la violación a la libertad sindical, al derecho a la negociación colectiva (tengo en mi biblioteca todas las convenciones colectivas de Sidor menos la firmada de la madrugada del 14 de agosto de 2014 a espalda de los trabajadores), derechos éstos fundamentales para cualquier movimiento sindical y cuya entrega o defensa inconsecuente de los mismos es definitivamente inadmisible.

La administración de Sutiss es pésima, a tal punto que sus finanzas están actualmente embargadas; también se quedó en lo que refiere las tecnologías de la información y la comunicación, no dispone de una página web para la información, la transparencia y la formación de los trabajadores; en los últimos años no ha sido protagonista de algún avance o logro importante.

Hay que recordar que Sutiss conquistó el concepto de salario integral para todos los trabajadores venezolanos.

¿Y cómo puede hacer muchas de las cosas que le corresponde para la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores, si Sutiss no funciona de acuerdo a sus estatutos?, no reúne al Comité ejecutivo ni a las demás instancias que forman parte de la estructura del sindicato, así como tampoco al Consejo General de Delegados, que si bien no está en los estatutos, funcionó exitosa y democráticamente en otros tiempos.

Sutiss hoy tiene 3 afiliados presos y no ha sido capaz de recolectar las pruebas necesarias para llevar el caso ante el Comité de libertad sindical, a sabiendas de la entrega del poder judicial al ejecutivo nacional y de que no es necesario agotar el derecho interno para acudir a esta instancia establecida por la Organización Internacional del Trabajo, ya que este caso no puede verse solamente desde el prisma del derecho penal tradicional, sino también, y particularmente, como un caso de violación a la libertad sindical.

Todo lo anterior, sin embargo, ha sido objeto de discusión por grupos de trabajadores afiliados a Sutiss que no ven una salida inmediata a los problemas de su organización en ninguna de las planchas que participan en el proceso de elecciones sindicales en curso, ya que todas de una u otra manera están asociadas al desastre de la organización sindical, y subordinadas ideológicamente al patrono-Estado.

Esos trabajadores, incluso, propusieron elaborar una plancha unitaria para construir una alternativa de cambio sindical en el movimiento siderúrgico; pero tal posibilidad no fue posible, imponiéndose al final la dispersión, la diáspora sindical, con el resultado de un total de 12 planchas inscritas ante la comisión electoral, sin que ninguna sea garantía de atención consecuente a los problemas aquí descritos ni abanderada de un programa de verdadero cambio de rumbo del sindicalismo en el movimiento de trabajadores siderúrgicos.

Como digo al principio, sobre Sutiss se seguirá escribiendo, tiene según el Presidente de la Comisión Electoral, 11.092 afiliados, en la concentración de trabajadores más importante de Venezuela.

Si bien la directiva de Sutiss ha cometido todos los desastres a que hicimos referencia, buena parte de su base tiene una experiencia a cuya formación contribuyó personalmente Alfredo Maneiro, y como siempre apostamos a las reservas morales de este movimiento, estamos seguros que superará la presente situación.

Alfredo Maneiro decía para referirse a procesos que tienen que vivir los líderes o los movimientos para superar determinadas situaciones que “Nada sustituye a la propia experiencia”.

Y pareciera que el movimiento siderúrgico tiene que pasar por las presentes circunstancias para recuperar el papel de protagonista que jugó en sus mejores tiempos.

 

Tello Benitez

*Ex – secretario general de Sutiss 79-81, docente de la cátedra Organizaciones y Relaciones Obrero-patronales en la Ucab-Guayana

@tellobenitez

Militares, relaciones laborales y producción en Sidor / Por: Tello Benitez

La Constitución de 1999 mejora en su artículo 300 lo que establecía el artículo 97 de la constitución de 1961 con relación a las empresas básicas cuando dice que “La ley nacional establecerá condiciones para la creación de entidades descentralizadas para la realización de actividades sociales o empresariales, con el objeto de asegurar la razonable productividad económica y social de los recursos públicos que en ellas se inviertan”.

Como vemos, el artículo 300 constitucional habla de “la razonable productividad económica y social de los recursos públicos que en ellas se inviertan”, lo que se corresponde perfectamente con el principio de productividad contenido en el artículo fundamental del régimen socioeconómico de la República, es decir, el artículo 299.

Resultaría absolutamente irracional que algún país en el mundo se proponga como política tener empresas improductivas, no sustentables ni competitivas, que no produzcan ni siquiera para pagar la nómina y mucho menos que sean gerenciadas de la manera tan grotesca e irresponsable como se hace con las empresas básicas de Guayana.

Y digo que ningún país, porque, incluso en el nuestro, Venezuela, el artículo 299 de su constitución establece”…El Estado conjuntamente con la iniciativa privada promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país, garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para garantizar una justa distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica democrática, participativa y de consulta abierta”.

Es bueno tener claro que los recursos que se administran son patrimonio público, que existen normas que establecen responsabilidades con relación a su mal manejo, y que constitucionalmente los delitos contra el patrimonio público son imprescriptibles.

Pero, el caso que nos ocupa es el de la emblemática Siderúrgica del Orinoco, empresa que en el 2007, estando en manos privadas, producía 4.307.082 toneladas de acero, que había aumentado su productividad laboral en 186% entre 1997 y 2007; pero que el año 2008 en medio de un conflicto laboral que parecía no tener solución inmediata aunque aún no se habían agotado los procedimientos establecidos por la legislación laboral, es asumida por el Estado, produciendo ese año 2008, 3.577.820 toneladas.

Ahora vemos en declaraciones del Presidente de Sidor, General Tomás Schwab Romaniuk, ofrecidas al momento de solicitar una investigación ante la Fiscalía del Ministerio Público de Puerto Ordaz el lunes 15 de diciembre de 2014 sobre los últimos conflictos laborales sucedidos en la empresa, en compañía de los generales Justo Noguera Pietri, Presidente de la CVG y Jesús Zambrano Mata, Presidente de CVG Ferrominera Orinoco, en las cuales dice que “según las cifras que maneja, diciembre cerrará con un aproximado de 330 mil toneladas de acero líquido y con esto podrían finalizar el año con un millón de toneladas”, es decir, de 4.3 millones de toneladas que producía Sidor en 2007 pasaría a producir, según su actual Presidente, un millón de toneladas al finalizar el 2014

Pero en ese trajinar del 2008 al 2014, Sidor ha pasado de aproximadamente 5.500 trabajadores a 15.600 (julio 2014) trabajadores, las denuncias de falta de materia prima, inversiones, actualización tecnológica, repuestos, equipos de protección personal para los trabajadores, capacitación, son constantes.

A lo anterior se suma el deterioro de las condiciones de trabajo, los periódicos conflictos laborales, la anarquía gerencial y sindical, la alta rotación de Presidentes de la empresa, etc.

Los denunciantes ante la fiscalía dicen que “El rechazo a cada una de estas acciones es por las pérdidas patrimoniales que ocurrieron a consecuencia de los actos denunciados”, lo que nos lleva a concluir que hace falta una exhaustiva investigación de toda la afectación patrimonial que ha tenido la Siderúrgica del Orinoco desde el año 2008.

Ahora, en relación a la investigación fiscal solicitada creo que evidencia el errado enfoque de las políticas laborales de la empresa, ya que se hace evidente que se pretende seguir viendo la soluciones a los problemas laborales desde la óptica del derecho penal, tal como ocurre actualmente en Cuba, lo que se hace más visible si prestamos atención a lo que dice el ex –funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Dr. Efrén Córdova, por cierto de origen cubano, cuando afirma en su artículo El derecho del trabajo y la Constitución de Cuba: “…No sé lo que en esas condiciones ocurre en los otros países socialistas cuando los trabajadores acuden a la cesación colectiva del trabajo, pero sí puedo decir que en Cuba se aplica el código penal, es decir, la huelga se transfiere del derecho laboral al criminal. Las figuras delictivas que con más frecuencia se han invocado son el delito de sedición y el de actos contra la economía nacional. Las sanciones son drásticas y las penas aún más severas cuando la protesta se combina con el sabotaje, objeto de represión por el código penal y varias leyes especiales”.

Esperemos que estás políticas en la isla de Martí cambien con la apertura en marcha, y que en el caso venezolano, los fiscales estudien los convenios internacionales ratificados por el país en materia de derechos humanos, particularmente el Convenio 87 sobre la libertad sindical, a fin de que la raya histórica de Venezuela en el escenario laboral internacional no siga creciendo con la cantidad de quejas que desde 1999 se han interpuesto contra nuestro país ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT, que en 15 años constituyen el 46 % de las interpuestas contra la República en 48 años.

Tello Benitez*

*Abogado, Docente Ucab- Guayana, ex –parlamentario de la Comisión de Defensa

35 años de un gran triunfo obrero / Por: Fredy Orozco

El 23 de Noviembre de 1979, ocurría en SIDOR el más grande triunfo obrero acaecido en la zona de hierro, y muy seguramente en Venezuela.

Era un día viernes y el ambiente colectivo en toda la planta, estaba impregnado de un embriagante sentimiento de alegría, que matizaba con ese duro contexto  de la fábrica.  Si, ese arduo mundo  siderúrgico, donde el ruidoso y atormentante sonido de Fabrica de Tubos, o las Acerías de Planchones, Palanquillas. Y  los diferentes Trenes de Laminación para Bandas, Laminas, Barras y Alambrón; conjuntamente con el abrasante calor propio del acero al rojo vivo, la abundante polución en el aire conformada por gases, e inmensas nubes de polvo proveniente de la asfixiante simbiosis entre maquinas y minerales, haciendo tan difícil y contaminantes las jornadas de trabajo en las diferentes plantas de SIDOR, que obligan a los trabajadores a  tan dura coexistencia con el agreste mundo siderúrgico. En ese día los trabajadores no solo llevaban como atuendos cotidianos los cascos, bragas, botas, guantes, mascarillas, lentes de seguridad y trajes aluminizados. Pues en ese día además de sus equipos de protección, ellos se habían acorazado de triunfo y satisfacción, como también vestían en su piel esa moral alta y llena de esperanza

La Causa R. Matanceros. Vota 4

 

Es que habían ganado la elección sindical los muchachos de la plancha 4, triunfo apoteósico y que  colocaba en la dirección de SUTISS, sindicato más importante de Venezuela, al líder obrero Andrés Velásquez, abanderado de La Causa R y acompañado de combativos dirigentes de su misma organización y en alianza  conformada con compañeros trabajadores pertenecientes a las organizaciones GAR,  Liga Socialista y los CLP.  La importancia y significación de este triunfo llenaba de euforia a las bases obreras y opuestamente molestaba y preocupaba a los sectores más arcaicos y corruptos del sindicalismo venezolano.

Así pues a partir de ese 23 de noviembre de 1979, entraba en desarrollo la más profunda democratización y transparencia, en materia de gestión sindical, y en efecto también se ponía en marcha la conflagración más tendenciosa, traicionera y dañina, oficializada por esos oscuros intereses del viejo y mercantilista aparato sindical. La actividad combativa de la nueva dirigencia se hacía sentir, potenciándose en la amplia y democrática participación de los trabajadores; por primera vez las bases obreras interactuaban a través de sus delegados departamentales. Los avances en materia de seguridad industrial, adquirieron dimensiones jamás antes alcanzadas, se logro que la  empresa construyera cabinas diseñadas para aislar del ruido a los operadores de paneles de control, que  constantemente estaban expuestos a altos decibeles en espacios abiertos; se le aporto la importancia debida a la aplicación sistemática de una estructura de medicina ocupacional, se lucho para que la empresa reemplazara y presidiera de sustancias lesivas, y altamente peligrosas a la salud de los trabajadores; como el caso del apirolio. Se inicio la lucha más tenaz  y decidida a favor de la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, se enfrento a las mafias sindicales, que solo defendían sus intereses económicos, y servían de voceros y activistas de los respectivos gobiernos y partidos tradicionales.

La Causa R. Matanceros. Vota 4

El 23 de noviembre de 1979 marco el inicio de un nuevo estilo de hacer sindicalismo y fueron los artífices de esta gesta los muchachos de la plancha 4 y la empeñosa voluntad de esa camada de valiosos, combativos y honestos matanceros de La Causa R.

Fredy Orozco