"La lucha es la ley de la vida de La Causa R" Alfredo Maneiro. 1982
Home/Opinion/Del muro de Berlín a la muralla de Venezuela / Por: Pablo Martínez Reques

Del muro de Berlín a la muralla de Venezuela / Por: Pablo Martínez Reques

El domingo pasado, 09 de noviembre, se cumplió veinticinco años de la caída o derrumbe del famoso “muro de Berlín”. Aunque parezca algo lejano y fuera de nuestro alcance, me pareció importante no dejar pasar esta fecha  sin hacer una breve y humilde reflexión sobre ese importante hecho histórico que marcó el rumbo de una nación y el mundo.

El muro de Berlín lo construyen los comunistas soviéticos que habían ocupado una parte de Alemania para separarla de la otra que ellos tildaban de fascistas. De hecho lo llamaban el muro antifascista. Lo culminan en 1961 y duró 28 años por no poder seguir manteniendo la mentira y el engaño que se ocultaba detrás de esa pared. Era impresionante ver la diferencia entre los dos Berlín y las dos Alemania, una atrasada y congelada en el tiempo, mientras que la otra progresista y moderna (algún parecido con nuestra realidad es coincidencia).

El muro de Berlín era el símbolo de la división, el muro de Berlín era el símbolo de la guerra fría, era el símbolo del atraso, la autocracia y el autoritarismo.

En 1989 con los cambios que se desarrollan en la Unión Soviética y el avance de las ideas democráticas en todo el mundo, era insostenible que ese muro siguiera existiendo. Una población enardecida y ávida de una mejor vida lo derrumba con la intensión de encontrarse con sus coterráneos del otro lado de la muralla.

¿Cuál es la reflexión necesaria?

En primer lugar, el régimen comunista-socialista vende mentiras, engaña a la gente y lo que en realidad logra es pobreza, destrucción y tristeza que es lo que se veía del lado oeste del muro y lo que estamos viendo actualmente en Cuba y en Venezuela. En segundo lugar, la división es algo característico de estos movimientos. Hay que dividir a la sociedad en aliados y enemigos, y de ser posible, físicamente, creando un muro que nos separe. En la actualidad, el muro es el límite territorial, el bloqueo comercial e intelectual, el éxodo de los hermanos y hermanas, la manipulación de aparentar un paraíso socialista que no existe, creando una muralla de contención contra quienes no apoyen al régimen, hasta, rompiendo relaciones. En tercer lugar, todos estos regímenes fascistas, suelen proyectar el fascismo en sus opositores. Así como los alemanes orientales llamaron al muro antifascista, los fascistas de hoy llaman de esa manera a quienes se oponen.

El derrumbe del “muro de Berlín” debe significar para nosotros, la conciencia colectiva que nunca más debemos dejarnos engañar por manipuladores que vienen a vender sueños y en realidad son unos fascistas que vienen a apoderarse de la nación. Ese muro debemos derribarlo para siempre.

Pablo Martínez Reques