"La lucha es la ley de la vida de La Causa R" Alfredo Maneiro. 1982
Home/Editorial/Editorial – Corrupción; Un debate necesario

Editorial – Corrupción; Un debate necesario

No es casual que Venezuela esté en los primeros lugares de países con mayor corrupción. Es bien sabido cómo, aquí, un escándalo tapa a otro y el gobierno, junto a su bloque patriótico, con su mayor sangre fría, se conforma con el discursito que anuncia lucha contra los corruptos pero que nunca deja de usarse como elemento de descalificación, o pase de factura, entre grupos del gobierno enfrentados entre sí.

Lo cierto es que la  situación de corrupción reinante es tan grave que, en nuestra opinión, amerita un debate y una recia lucha a fondo,  de verdad, que establezca y ponga en marcha las medidas necesarias para frenar este desangramiento de los dineros públicos.

Para la Causa R (democracia radical),  hay  dos maneras de abordar este debate; asumirlo como factor de descalificación  y entablar un torneo para determinar qué gobierno fue más corrupto -si los de la cuarta o los de la quinta- o entablarlo como la lucha contra una verdadera perversión de la gestión pública,  dejando de lado la pretensión de este gobierno de justificar su corrupción bajo el argumento de que los de antes también robaban.

Para nosotros, tanto la corrupción del pasado como la “revolucionaria”,  son iguales de perniciosas para el pueblo.  El propósito de este debate que proponemos sobre la corrupción y las denuncias que al fragor del mismo salgan a relucir, es de asumirlo no como un ataque sino como un alerta ante el auge creciente de la  corrupción  que avanza, sin control, en  medio de un Estado de impunidad, donde funcionarios inescrupulosos  asaltan las arcas públicas  sin contemplación alguna.

Podemos afirmar que una de las  poderosas razones que el pueblo tuvo para votar por Hugo Chavez, fue la bandera que levanto en su campaña electoral, de luchar y atacar la corrupción a fondo. Sin embargo después de más de 15  años en el poder, el saldo es que hoy vivimos un estado de corrupción generalizada.

Sostenemos que con este modelo político que se intenta imponer hay un terreno fértil para que la corrupción florezca. La enorme cantidad de controles, la inexistencia de un Estado de Derecho, el Estado determinando todo con funcionarios aplicando alcabalas de todo tipo, abonan el terreno para la corrupción.

La Causa R, ataca la corrupción no solo como un grave problema ético sino también y sobre todo por eso, por los estragos que genera en nuestra población más vulnerable. Detrás de la pobreza está la corrupción. Detrás de los malos servicios públicos está la corrupción. De manera que sí queremos ser exitosos en la lucha contra la pobreza tenemos que vencer y arrinconar a la corrupción y castigar  a los corruptos.