"La lucha es la ley de la vida de La Causa R" Alfredo Maneiro. 1982
Home/Editorial/Editorial – La Ley de Presupuesto 2015, un documento fraudulento

Editorial – La Ley de Presupuesto 2015, un documento fraudulento

Si alguna Ley de la República está pintada en la pared y es ignorada en su totalidad, es la Ley de Presupuesto Nacional. Su discusión, año tras año, se ha convertido en una rutina poco seria.

Debido al mal manejo que este régimen hace del Presupuesto Nacional, en la práctica Venezuela ha venido manejándose de forma paralela hasta con 3 presupuestos simultáneamente (Ley de Presupuesto, Créditos, Fondos).

De manera que la Ley de Presupuesto ha dejado de ser un documento válido para el análisis y seguimiento del gasto público por ser un documento fraudulento ya que es irreal, insincero, inconsistente y poco transparente.

Para el año 2015,  la Ley de Presupuesto Nacional,  ha sido aprobada irresponsablemente por la bancada gobiernera,  calculando los ingresos por  exportación  petrolera a 60 dólares/ barril, cuando conocen y están conscientes del descenso del barril petrolero por debajo de los 60 dólares presupuestados.

Estos irresponsables e incompetentes que hoy mal gobiernan al  país  se negaron a hacer los ajustes necesarios que la  situación económica actual aconseja.  Lamentablemente en el gobierno ha privado la conseja de que “el petróleo puede llegar a cero pero eso no afectará para nada los planes del país”

Responsablemente propusimos realizar ajustes sensatos en el gasto público relacionados con cortar parte de los recursos destinados a la publicidad y propaganda, así mismo propusimos que fueran revisados los recursos asignados a compras militares así como la enorme cartera de viáticos, gastos de relaciones públicas y demás gastos suntuarios. Ninguna de las recomendaciones fueron escuchadas. Como siempre ha prevalecido la soberbia y la sordera en los diputados oficialistas.

Finalmente una reflexión: en años anteriores el gobierno se  movía con  presupuestos deficitarios los cuales equilibraba por la  vía  de créditos adicionales financiados por ingresos no presupuestados, gracias a los altos precios petroleros. Esta vez, el gobierno no contará con recursos extraordinarios lo cual indica que el déficit presupuestario podría ser cubierto por más devaluación.